Retrum, cuando estuvimos muertos